La superstición ha acreditado al ajo la habilidad de apartar, además de la enfermedad, a los espíritus malignos. Y hay historias, versos y folclore que aseguran que el ajo es capaz de proteger contra los vampiros. Para ello, aconsejan colgárselo del cuello o ponerlo en una ventana, y las olorosas flores de la planta los mantendrán lejos.

“Contra la impotencia usad el ajo”.

Una forma un poco rotunda de empezar el artículo, pero es que creemos que tiene gancho como para te quedes sentad@ delante del pc los próximos 10 minutos mientras disfrutas visual e intelectualmente de este artículo, como siempre, destinado a enseñaros cosas aprendiendo nosotros mismos.

El señor Antonio De Toma, un simpático joven italiano de 75 años, que dice tener la misma fuerza sexual que un chaval de 20, próximamente publicará un libro enteramente dedicado al ajo. Se ha pasado toda una vida viajando por el mundo en búsqueda de plantas raras y ha dedicado medio siglo al estudio de los productos naturales, (fruta y verdura).

En particular, ha empleado 25 años para estudiar las cualidades del ajo, revindicando la paternidad de estudios sobre las propiedades afrodisíacas del ajo, aspecto éste que diversos medios informativos se han encargado ya de airear. Antonio lo deja muy claro, “yo he sido el primero, y lo reivindico, en afirmar las propiedades afrodisíacas del ajo. Basta con tomar un diente de ajo, o dos, durante al menos un mes y 12-24 horas antes de tener una relación sexual. Mucho mejor que el Viagra…”.

Pues ya lo sabemos amigXs, a terminar las reservas de ajo de la Pedroñeras en Cuenca. Se dirá que están por ver los beneficios del ajo para las prestaciones sexuales, pero de lo que no hay duda es que al ingerir oralmente un diente de ajo la halitosis está asegurada, (con lo que ya sabemos lo que tenemos que hacer, queridXs amigXs, vamos a bajarnos al “pilón” que ahí el aliento no molesta).

El ajo, (Allium sativum), es una planta perenne con hojas planas y delgadas, de hasta 30 cm de longitud. Las raíces alcanzan fácilmente profundidades de 50 cm o más. El bulbo, de piel blanca, forma una cabeza dividida en gajos que comúnmente son llamados dientes.

Cada cabeza puede contener de 6 a 12 dientes, cada uno de los cuales se encuentra envuelto en una delgada capa de color blanco o rojizo. Cada uno de los dientes puede dar origen a una nueva planta de ajo, ya que poseen en su base una yema terminal que es capaz de germinar incluso sin necesidad de plantarse previamente.

Este brote comienza a aparecer después de los tres meses de cosechado, dependiendo de la variedad y condiciones de conservación. Las flores son blancas, y en algunas especies el tallo también produce pequeños bulbos o hijuelos. Un par de semanas antes de que el ajo esté dispuesto para ser cosechado, brota un vástago redondo que tiende a enroscarse conocido por porrino, (este porrino es una delicia gastronómica).

P1020114.jpgUna característica particular del bulbo es el fuerte olor que emana al ser cortado. Esto se debe a dos sustancias altamente volátiles, la alicina y el disulfuro de alilo.

Ya sabemos que el ajo es una delicia cocinado y una no tan delicia en crudo. De hecho, si hemos de establecer un TOP-10 en cuanto a olores se refiere….el ajo frito en AOVE ocupa un puesto de privilegio, es un olor embriagador que te va cautivando mientras baila en el oro líquido dentro de la sartén.

Aparte de por su olor seductor, el ajo es un ingrediente que debe estar en nuestra dieta SI o SI, la palabra NO, no vale en presencia de este excelente aliado para casi todo. A continuación os vamos a contar las propiedades que tiene esta maravilla de la naturaleza. Será un artículo largo pero merecerá la pena cada una de las palabras, porque repercutirán muy positivamente en nuestra salud.

A este pequeño amigo, a lo largo de la historia, se le ha considerado un remedio fiable para epidemias como cólera y tuberculosis. Además de como cura para la infección, se ha usado contra virus, bacterias y hongos. Se lo nombró “la penicilina rusa”, para denotar su propiedades antibacterianas. En la Primera Guerra Mundial fue usado como antiséptico para limpiar y curar, y para tratar la diarrea causada por las malas condiciones sanitarias en las trincheras.

BENEFICIOS DEL CONSUMO DEL AJO

La realidad es que el ajo contiene entre sus componentes una sustancia denominada alicina, la cual actúa como un potente bactericida y fungicida contra numerosos microorganismos como virus, bacterias y hongos, otorgándole propiedades antisépticas y depurativas.

969d082c352d313d8f5c29f7483385cfSi bien es sabido que el corazón es el órgano vital por excelencia, es poco el esfuerzo que se realiza por cuidarlo de manera preventiva. Para revertir esta situación, un buen método es prestar atención al consumo de ajo, que por su alto contenido de alicina, (que antes la nombrábamos como sustancia volátil), reduce intensamente el colesterol.

Con ello, impide que la grasa quede atrapada en las arterias, mejorando también la circulación y eliminando las obstrucciones, principales causantes de los infartos y derrames cerebrales.

Pero esos no son los únicos cuidados que el ajo brinda a su corazón, con su consumo también estaremos incorporando vitamina B, aliina y alinasa, un grupo de sustancias que protegen los vasos sanguíneos y alivian la hipertensión arterial al mejorar la circulación y equilibrar el ritmo cardíaco.

Es decir, que podemos afirmar después de pasar mucho tiempo leyendo en infinidad de artículos relacionados, que el consumo cotidiano de un diente de ajo puede ayudarnos a mantener estables la presión arterial sistólica y diastólica, (y si nos equivocamos, pues que nos detengan por mentirosos e intentar  cuidar de las personas).

El sistema digestivo también disfruta los beneficios del consumo de ajo. Por sus propiedades antisépticas, al ingerirlo se incorpora un potente bloqueador de bacterias nocivas para el organismo que pueden ser enfermedades tanto en el estómago como en el intestino e incluso en casos graves producir úlceras o tumores.

Además, ayuda a limpiar el organismo, atacando las sustancias dañinas de los alimentos y promoviendo la incorporación de los nutrientes saludables. En otros órganos del cuerpo, el ajo actúa con beneficios similares. Evita la aparición de focos de infección y estimula las defensas, y así fortalece nuestro sistema inmunológico.

Esto implica que en casos de resfriados, por ejemplo, el ajo puede servirnos como remedio natural para descongestionar las vías respiratorias. Ya sea crudo o disuelto en algún tipo de infusión, ingerir ajo favorece la desinfección y desinflamación del sistema respiratorio, curando las patologías relacionadas de manera eficiente.

dd53b36f67b188fffe1181c9e9ea765aMejora el sistema inmunológico del organismo. Aumenta la energía y la vitalidad, mejorando enormemente la calidad de vida. Es anticoagulante, vasodilatador y depurador. Mejora la circulación sanguínea dilatando los vasos, aumentando el flujo sanguíneo y protegiendo al mismo tiempo el corazón y las arterias, dándoles mayor flexibilidad. Todo esto ayuda a combatir la hipertensión. Protege el sistema respiratorio. Su acción antiséptica y expectorante ayuda a evitar la bronquitis, el asma y las alergias.

MADRE DEL AMOR HERMOSO…es que nos estamos viniendo arriba con todo lo que nos aporta el ajo. Nos está sabiendo mal tenerlo ahí guardado en el último rincón de la nevera, como si de un bicho raro se tratase. Viva el ajo, joder!!! Seguimos….(nos acabamos de ver poseídos por “esa extraña sensación de venirse arriba”, como dicen nuestros amigos de Aquarius, jajaja.

Tiene propiedades antibacteriales, antivirales y antimicóticas. Actúa como antibiótico y antimicrobiano sobre hongos y bacterias. Es antiinflamatorio. Reduce el nivel de colesterol “malo”, (LDL), y aumenta el nivel de colesterol “bueno”, (HDL).

Ayuda a incrementar el nivel de serotonina en el cerebro, combatiendo el estrés y la depresión. Debe ser por eso de que consumimos la salsa bilbaína como si de agua se tratase, que nos sentimos como toros. Tenemos la frente siempre bien arriba y que cada día miramos a la vida a los ojos y le echamos una sonrisa.

Es desintoxicante, (vamos que ayuda a depurar las sustancias tóxicas del organismo y a incrementar el nivel de insulina, reduciendo así los niveles de azúcar en la sangre). Protege el sistema digestivo. Por su acción antidiarreica, digestiva y ayuda en la eliminación de toxinas en el cuerpo. Reduce el riesgo de padecer cáncer de esófago y de estómago.

El ajo es excelente porque favorece la circulación y mejora el flujo sanguíneo. Esto es muy bueno para las personas con arteriosclerosis (se ha demostrado que una dosis diaria determinada de extracto de ajo  para reducir significativamente el estrés oxidativo en la sangre), Y ATENTOS AMIGOS, (esto va solo para nosotros, de ahí que no pongamos la X que denota a ambos sexos), ¡¡¡También es recomendado para curar la impotencia!!!

2d8e67762bb02febd4480a980a1bac78El compuesto activo en el ajo, la alicina, se ha encontrado beneficioso para prevenir el aumento de peso (y hasta podría ayudar a algunas personas a perder peso), así como reducir los niveles de insulina, presión arterial y los triglicéridos, que son problemas comunes en personas con sobrepeso.

¿Le ponemos ya el monumento al ajo o todavía aguantamos un poco? Vamos a esperar un poco y primero vamos a contaros algunos remedios caseros para combatir algunos de estos contratiempos que pueden surgirnos en su ausencia.

Hemos de aclarar que todos estos remedios salen del bolsillo secreto de la batamanta de la abuela del pueblo. Es decir, que no los hemos probado, (aclaramos esto por si un día se personan los cuerpos de seguridad del estado en la puerta de nuestra factoría y nos ponen las esposas por contenido fraudulento). Ahora que hemos dicho lo de las esposas se nos ha venido a la cabeza el tema que tratamos al principio del artículo.

  • e02b732610fc002953839635a830cac4Tos y el resfriado de pecho: Un remedio casero muy eficiente contra la tos y el resfriado de pecho es colocar ajo en los pies. Basta con machacar unos dientes de ajo y ponerlos en un recipiente con aceite de oliva (tapado) durante media hora. Luego, se frotan los pies con dicho líquido. Además se pueden poner trocitos de ajo entre los dedos de los pies. Se coloca un par de medias y listo, a dormir toda la noche. El resultado es que la esencia penetra en el sistema y llega a los pulmones. Se fortalece el sistema inmunológico y se combaten la tos y las bacterias.
  • Dolor de oído: Poner unos dientes de ajo machacados en una olla y hervirlos en aceite. Luego hay que poner unas gotas tibias de este líquido en el oído.
  • Hipertensión: Por sus propiedades para regular la presión arterial, a las personas que padecen de hipertensión se les recomienda tomar un diente de ajo en ayunas. Es mucho más suave para el estómago si se pela y se ingiere como una píldora. También se puede pelar dos cabezas de ajo y mezclar con agua y algún edulcorante. En este caso se tomarían dos cucharadas diarias.
  • Reuma: Si de aliviar el reumatismo se trata.Es suficiente pelar dos o tres dientes de ajo y frotarlos contra el área de las articulaciones inflamada. El ajo tiene propiedades analgésicas y antiinflamatorias, por lo cual se reducirá el dolor.
  • Problemas gástricos e indigestiones: Pelar algunos dientes de ajo y machacarlos. Hervir una jarra de leche descremada y después de 15 minutos agregar el ajo. Dejar que éste se cocine en la leche hasta que esté suave y en forma de pasta. Beber dicho líquido ingiriendo el ajo también. Como este remedio puede producir gases, (por lo tanto es recomendable hacerlo cuando estés solX en casa o en un búnquer antinuclear, dependiendo del grado de toxicidad de las flatulencias).
  • Herpes: Usar el ajo como un tratamiento tópico para el herpes. Cortar un diente de ajo a la mitad y aplicarlo directamente en la zona afectada. También incorporar el ajo en la dieta diaria. Ojalá que esto sea cierto, porque hay veces que después de las 20 horas seguidas de jornada laboral que suponen algunos eventos, el cuerpo tiene una ligera bajada de defensas y el p–o herpes aparece sin avisar).
  • Picaduras o erupciones: Aplicar jugo de ajo crudo directamente a la zona afectada.
  • Amigdalitis: Triturar un diente de ajo en agua y hervir para hacer un té, o agregarlo a una sopa con otras hierbas altas en vitamina C.
  • Verrugas y otros problemas de la piel: Cortar la punta de un diente de ajo y frota el diente directamente sobre la verruga durante unos segundos. Repetir este procedimiento cada noche antes de dormir hasta que la verruga desaparezca. Simplemente enjuagar la piel con agua si se siente ardor o irritación.
  • También es una excelente fuente de vitamina B6 (piridoxina), es fuente de manganeso, selenio y vitamina C. Además, provee varios minerales, incluidos el fósforo, calcio, potasio, hierro y cobre.

Y hasta aquí nuestro idilio con el ajo. Ha sido una historia muy bonitas que nos ha encantado contaros, porque si haciendo esto contribuimos a que tan solo unX de vosotrXs se sienta mejor…NUESTRA TAREA HABRÁ DADO SUS FRUTOS.

Por cierto…..que no se te olvide visitar nuestro canal de Youtube, y si te gusta, pues ya sabes…SÍGUENOS Y DANOS LIKES!!!

https://www.youtube.com/channel/UCOtS1ROiwBEviJr56RFyCUA

¡¡¡GRACIAS!!!

Fuente bibliográfica:

A %d blogueros les gusta esto: