Milán es tendencia y se ha reivindicado una temporada más como hervidero y epicentro de la moda más arriesgada de Europa. Tras el clasicismo de Londres y Pitti, la capital italiana del estilo llegó como un espacio de libertad en el que se dan la mano las apuestas más arriesgadas y la elegancia tradicional. Aunque siempre es inspirador, el street style de una semana de la moda también puede ser traicionero, y en ocasiones resulta complicado trasladarlo al vestuario diario sin parecer un pintas.

El abrigo lo es todo en Milán

Lo bueno del invierno es que no hace falta más que el abrigo adecuado para salir a la calle. Si sois hombres de pocos riesgos, apostad por vuestros básicos de siempre y elevadlos a otro nivel con un chaquetón de tres cuartos.

Los que nos conocen saben que es una prenda que a nosotros nos encanta. No hay nada como unos buenos tatuajes y un buen chaquetón para ser la envidia de las fiestas. Incluso en sus versiones más discretas destila elegancia y poder.

El camel es una gran elección. Clásico, fácil de combinar y versátil, es la inversión perfecta que ya deberías estar adquiriendo en las rebajas. Aunque no es un estampado que conjugue mucho con nosotros, los cuadros son los reyes de esta temporada en Milán y tiene los suficientes ingredientes como para perpetuarse en el tiempo.

A veces hay que ser borrego

Para los setenteros el borrego es una opción que pisa fuerte. También es un estilo que nos gusta, ya no solo estéticamente sino que llevarlo es algo que nos produce una elevada sensación de confortabilidad.

El estilo college: una opción para un look universitario que nos asegura el éxito

Desde el otoño el estilo college ha venido muy fuerte este año. A la infinidad de propuestas que presentaron los diseñadores para esta temporada en Milán, se suma el hecho de que es un look muy fácil de llevar.

Por eso vale la pena invertir en una buena varsity jacket (sí, esas de hermandad de universidad americana), capaz de levantar el look más básico cuando queréis demostrar que la juventud solo es cuestión de actitud.

La resurrección de la gabardina en Milán

Tras años de dictadura del trench, la gabardina clásica vive desde ya un nuevo amanecer. Y todo gracias a una fórmula genial: combinarla con accesorios deportivos, como la sudadera o el gorro de pescador. Piensa en ella como esa persona mayor que se llena de vitalidad cuando se rodea de jóvenes, y tendrás la clave para entender por qué de pronto la gabardina de tu padre es cool.

El arte del layering

Si habéis vivido los 90, las capas no son una novedad: el layering se ha perfilado como una de las mejores demostraciones de estilo que puede hacer un hombre, pero exige la destreza y el rollo de un tipo cool. Aunque si no sois esa clase de hombres, no os preocupéis, os daremos unas pautas. Ahora que hace frío, el cuello vuelto es tu mejor aliado para la primera capa. Aquí sí que nos cogen, porque somos enemigos totales del cuello vuelto (cuello vuelto=Agobio), liso y en colores neutros.

Encima la camisa, que genere contraste, no querrás que la gente piense que vas vestido de monja. La tercera capa es el territorio de las chaquetas: denim (como en este caso), de cuero o balzer, depende de la ocasión. Las dos primeras son más fáciles de gestionar, por si te agobias.

Y luego tu súper abrigo, el encargado de armaros mucho los hombros y ayudaros a cubrir defectos si no tenéiss un cuerpo perfecto, aunque si quedáis en un café de esos de sillas pequeñas necesitaréis un buen perchero en el que dejar todo vuestro arsenal de prendas.

Empanarse es más fácil de lo que crees

Este señor de aquí se llama Ben Cobb, es un superinsider de la moda y manual andante de cómo llevar la tendencia setentera que tanto nos obsesiona desde hace unas temporadas. Como mejor representante de aquel estilo entre psicodélido y reivindicativo, el director de Another Man es un auténtico maestro de vestir uno de los tejidos más complejos de este invierno, la pana.

Y, en concreto, los total looks. En esta guía sobre el uso de la pana, Dani Borrás apuntaba que “Miuccia lo combina con camisa a cuadros, corbata y proporciones años 70”. He aquí el hombre que nació para encarnar esta idea y tomarse la libertad de mejorarla con el escote con más rollazo de lo que va de 2018.

Si quieres ver más artículos de estilo y tendencias haz clic en el siguiente enlace: ESTILO

A %d blogueros les gusta esto: